Cómo el COVID expuso las vulnerabilidades de privacidad online

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La historia nos ha demostrado que los hackers sin escrúpulos pueden manipular cualquier crisis, y el Covid-19 no es una excepción.

Los atacantes no han perdido tiempo en desarrollar correos electrónicos de phishing sobre coronavirus y sitios web infectados con malware que parecen monitorear la propagación global del coronavirus.

Estos ataques oportunistas son la variante anticipada en temas conocidos, donde el terror se utiliza para alterar las acciones de una persona. Pero, a diferencia de la crisis habitual, una catástrofe natural o un ataque terrorista confinado en el tiempo y el espacio, las consecuencias de la pandemia son globales y extendidas.

Aunque hay varias maneras de manipular una pandemia mundial, los ataques cibernéticos son una opción aparente y especialmente explosiva.

Los ataques cibernéticos pueden tener lugar rápidamente a nivel internacional y casi sin riesgo para el atacante.

Pueden estar inspirados por alguna motivación, desde la ganancia financiera hasta el espionaje, el vandalismo y el terrorismo. Y aprovecharán las nuevas vulnerabilidades de nuestra ya frágil seguridad cibernética, alimentada por la distracción y la paranoia mundial y los niveles sin precedentes de trabajo a distancia.

Del mismo modo, los empleados frustrados que trabajan en áreas desconocidas son más propensos a cometer errores al procesar datos confidenciales, lo cual resulta ser de gran ventaja para el hacker.

¿Quieres saber más sobre las vulnerabilidades de la privacidad online? ¡Sigue leyendo!

Las 3 amenazas a tu privacidad online más comunes

Por más trivial que pueda parecer una audiencia inocente, los expertos en tecnología real y en riesgos son conscientes de los posibles riesgos que conlleva el uso de computadoras personales para llevar a cabo tus actividades comerciales o la presencia de una red no segura.

Cuanta más gente trabaje desde casa, más posibilidades hay de que aparezcan estafadores o hackers.

1# Redes Wi-Fi no seguras

Como los trabajadores operan desde su casa, se conectan a sus redes domésticas que son más inseguras. Los mecanismos de protección incorporados a la red empresarial, como los sistemas antivirus y los cortafuegos, suelen estar ausentes. Esto les facilita la tarea de combatir los virus y los ataques maliciosos.

Además, como muchos trabajadores trabajan desde su casa, es probable que algunos de ellos hagan caso omiso de las precauciones de seguridad sugeridas y trabajen fuera de casa para conectarse a las redes públicas de Wi-Fi, que son el punto de entrada ideal para la fuga de datos o la vigilancia ilegal del tráfico de Internet.

2# Phishing

Se espera que los piratas informáticos amplíen sus actividades fraudulentas, incluidos los ataques de phishing, en un futuro próximo, ya que la gente está más preocupada por el coronavirus.

Las estafas de phishing son prácticas maliciosas dirigidas a robar tu información personal, como tu contraseña, identificación, números de cuentas bancarias, de tarjetas de crédito, y así sucesivamente.

Los hackers están intentando aprovechar el brote de Covid-19 para difundir programas de rescate, robar datos bancarios y más. Es por ello por lo que los ataques de phishing y los intentos de piratería van en aumento.

3# Uso de ordenadores personales

Puedes estar tentado de usar tu equipo personal mientras trabajas desde casa, ya sea porque es más cómodo o por otros propósitos.

Ten en cuenta que tu portátil personal podría no tener las precauciones de seguridad y los sistemas de respaldo adecuados.

Esto te hace a ti el único responsable de exponer los datos al mundo inseguro y de aumentar la posibilidad de un posible hackeo.

Cómo evitar los ciberataques de privacidad online

A pesar de que sea en este momento cuanto más se están aprovechando los ciberdelincuentes para intentar hackearnos, podemos hacer una serie de cosas para evitar este tipo de problemas.

➽ La ciberhigiene, un factor clave

¿Cuántas veces has escuchado en estos meses la frase “lávate las manos”? Muchas, ¿verdad? Es muy importante lavarse las manos, ya que estas son las que más gérmenes y bacterias pueden contener. Cuando teletrabajamos, contaminamos todo el espacio, tanto el teclado del ordenador, como el ratón.

Lo mismo pasa con la higiene digital. Es clave si no quieres transmitir virus y otros programas maliciosos a ordenadores sensibles.

Con el paso de los años, hemos aprendido que la forma más segura de defenderse es no dejar rastro. Mantén tus identidades secretas en la medida de lo posible, no publiques ningún dato personal en línea, como números de teléfono y nombres completos, y nunca guardes la historia de toda tu vida en tu perfil de Facebook.

➽ Sigue usando tu VPN

Existen varias explicaciones de por qué las empresas y organizaciones maliciosas pueden intentar piratear tu dirección IP. Pero si aprendes a cómo usar una VPN, tu dirección IP estará protegida, entre otras ventajas, y no necesitarás pensar en ello.

¿Y tú?, ¿a qué esperas para ponerle fin a los ciberdelitos?

Compartir.

About Author

Equipo de redactores de MadridNYC que colabora editando contenido, aportando nuevos puntos de vista y sus propias experiencias con el fin de aportar valor añadido para los lectores del blog.

DEJA UNA RESPUESTA